sábado, 30 de junio de 2018

Comentarioa las Lecturasdel XIII Domingo del Tiempo Ordinario. 1 de julio 2018

 Haz clik en el siguiente enlace:

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentarioa las Lecturasdel XIII Domingo del Tiemp...



Resultado de imagen de mujer flujos de sangreLa mujer
acude a Jesús como a último y único remedio a sus trastornos corporales. Pero
lo hace anónimamente, mágicamente. La propia situación multitudinaria parece
aconsejar un acercamiento así. En estas circunstancias resuena firme la
pregunta de Jesús. "¿Quién me ha tocado el manto?" Con esta pregunta
Marcos parece querer indicarnos que el ámbito de la fe en Jesús no es el del
anonimato, sino el de la intercomunicación personal. La mujer, en efecto, se ve
impelida a salir del anonimato. Viene con temor y temblor, y se prosterna ante
Jesús.
Jesús de Nazaret se deja tocar
por una mujer no judía e impura. Es un escándalo, pero deja bien claro que el
hombre está por encima de la ley. Lo que le importa es el sufrimiento de esta
mujer y su fe. Por eso es capaz de trasgredir la ley para favorecer la
misericordia. Estamos convencidos que el núcleo de nuestra acción pastoral debe
ser construir puentes que lleven a la inclusión y a la reconciliación. Ricos y
pobres, el lado judío y gentil de todos los lugares, todos necesitamos ser
curados de nuestras incredulidades, dudas, temores y prejuicios.

domingo, 17 de junio de 2018

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentarios a las lecturas del XI Domingo del Tiem...

  Haz clik en el siguiente enlace:
Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentarios a las lecturas del XI Domingo del Tiem...:
Related imageHoy en las lecturas escucharemos palabras y anuncios acerca  del reino mesiánico anunciado por el profeta Ezequiel con la imagen del tallo que, con los cuidados del Señor, se convierte en su cedro noble, se hace realidad en el Reino de Dios que crece incontenible, a pesar de comienzos tan modestos como los de un diminuto grano de mostaza (evangelio).
El símbolo utilizado hoy es el árbol. Vayamos descubriendo los diversos matices teológicos y espirituales que este símbolo nos aporta cuando es aplicado al Reino de Dios, como se hace hoy.

Lecturas del XI Domingo del Tiempo Ordinario 17 de junio 2018

Llamados a la intimidad con el Señor.: Lecturas del XI Domingo del Tiempo Ordinario 17 d...:

  La  primera lectura de hoy es  del capítulo 17 del Libro de Samuel.  Nos enseña como un pequeño resto de Israel, un pueblo humilde y pequeño llegará un día a superar las maravillas de otros pueblos. Es la rama del cedro que plantada por Dios crecerá en la espera del Mesías.
 El Salmo 91 condensa el agradecimiento del pueblo a Dios. La misericordia divina ayuda a florecer
las buenas obras en los hombres y mujeres que siguen y aman al Señor. Es un salmo retributivo, quiere devolver a Dios en forma de alabanza todos los bienes recibidos
 San Pablo, en su Segunda Carta a los Corintios, proclama su confianza en la donación que Dios dará a los que permanecen fieles a su Palabra y se esfuerzan, en todo momento y ocasión, en agradar al Señor y seguir sus caminos.
 San Marcos reúne en el texto de su evangelio dos parábolas referidas a las semillas. Describe el Señor Jesús el camino de crecimiento de las mismas, a veces sin que el agricultor sepa bien como, para convertirse en árboles donde pueden anidar las aves. Así es la Palabra de Dios, que depositada como semilla en nuestros corazones va creciendo y creciendo hasta convertirse en un árbol firme.

sábado, 9 de junio de 2018

Comentario de las lecturas del X Domingo del Tiempo Ordinario. 10 de junio 2018.

 Haz clik en el siguiente enlace:
Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentario de las lecturas del X Domingo del Tiemp...:  

En este domingo X, se comienza la recuperación de los domingos del tiempo ordinario. La Constitución Sacrosanctum Concilium tiene un texto bellísimo, con una cita del Concilio de Trento: "Desde entonces, la Iglesia nunca ha dejado de reunirse para celebrar el Misterio Pascual: leyendo cuanto a él se refiere en toda la Escritura (Lc 24,27), celebrando la Eucaristía, en la cual "se hace nuevamente presente la victoria y triunfo de su muerte" y dando gracias al mismo tiempo a Dios por el don inefable (2 Cor 9, 15) en Cristo Jesús, para alabar su gloria (Ef. 1, 12), por la fuerza del Espíritu Santo" (n.6).
El tiempo Ordinario, Constituyen la mayor parte del año litúrgico -34 semanas- y su liturgia de la palabra se caracteriza por una lectura continuada de los evangelios. En el actual Ciclo B, estamos leyendo el evangelio de san Marcos.
Cada domingo nos encontramos con un pasaje evangélico y una lectura del Antiguo Testamento que ha sido escogida en función del tema principal de aquel.
El tema de este domingo, aunque lo queramos esquivar, va de Satanás. Cualquiera que sea la interpretación que se le quiera dar es una realidad que los textos bíblicos presentan como perteneciente a la Historia de la Salvación y presente en la vida de los hombres.

sábado, 2 de junio de 2018

Comentarios de las lecturas de la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo. 3 de junio 2018

 Haz clik en el siguiente enlace:

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentarios de las lecturas de la solemnidad del S...:

Hoy celebramos una fiesta entrañable para nosotros. Hoy celebramos lo único que realmente podemos celebrar los cristianos y aun los hombres todos.
Porque hoy celebramos el amor de Dios, que Dios es amor y que nos ama  desmesuradamente.
Frente a tantas elucubraciones de sabios y eruditos, que a veces desfiguran el rostro de Dios y nos lo hacen terrible o inaccesible, la fiesta del  Corpus nos descubre el verdadero rostro de Dios, que es su amor por  nosotros, hasta el colmo del sacrificio del cuerpo y de la sangre de su  propio Hijo "por nosotros".
Por eso es importante despojarnos de prejuicios y escuchar con atención y  sencillez la palabra de Dios. Lo que Dios nos ha manifestado sobre sí  mismo en su Hijo Jesucristo.
Centradas las lecturas de este ciclo B en la sangre de Cristo, aparece con este  signo más clara la idea de alimento y de salvación. Pues sabemos que la  sangre transporta el alimento a las células y como la sangre mediante  transfusiones salva vidas. Ya desde antiguo se veía en este líquido rojo un signo importante como signo de compromiso, como vemos en la primera  lectura. Por otra parte también se suele decir de los hijos, “son sangre de mi sangre”, o se dice “hermanos de sangre”, para hacer referencia a  una unión más especial. Todos esos signos se vuelven más diáfanos este  día; pues es la sangre de aquel Dios hecho hombre la que nos da la vida  que viene del Padre, la que alimenta a este cuerpo que es su Iglesia, la que nos salvó de la muerte eterna o la que selló y confirmó una nueva
alianza de Dios con los hombres.
Se sugiere en el texto  lo que hemos de hacer del amor a Dios y a los hermanos nuestra mejor  misión. Amemos con más entrega a los que más nos necesitan: los más  pobres, los que nadie quiere.
Para nosotros creyentes del siglo XXI es importante recordar que Jesucristo,
en la Última Cena, al instituir la Eucaristía, utiliza los mismos  términos que Moisés utiliza en la primera lectura «sangre de la Nueva  Alianza», indicando la naturaleza del nuevo pueblo de Dios, que,  habiendo sido redimido, es en plenitud «pueblo santo de Dios» (cfr Mt 26,27 y par.; 1 Co 11,23-25).

sábado, 26 de mayo de 2018

: Comentario a las Lecturas del Domingo de la Santísima Trinidad. 27 de mayo 2018.

 Haz clik en el siguiente enlace:
Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentario a las Lecturas del Domingo de la Santís...:

El domingo después de pentecostés se dedica a la Santísima Trinidad. Es el lugar más apropiado del año litúrgico para esta celebración. El papa san León, en sus sermones de pentecostés, gustaba detenerse a considerar la Trinidad. Y es lógico, puesto que por el Espíritu Santo llegamos a creer y a reconocer la
trinidad de personas en el único Dios. Habiendo celebrado todos los misterios de Cristo, la Iglesia echa una mirada retrospectiva de agradecimiento a la obra completa de la redención. Desde la contemplación de las obras maravillosas de Dios nos volvemos a considerar la vida interna de la Divinidad.
Historia de la fiesta. 
Comenzó a celebrarse esta fiesta hacia el año 1000, tal vez un poco antes. Parece ser que fueron los monjes los que asignaron el domingo después de pentecostés para su celebración. Anteriormente existía misa votiva y oficio en honor de la Trinidad, pero no día de su fiesta como tal. Las iglesias diocesanas comenzaron a seguir el ejemplo de los benedictinos y los cistercienses, y, en los dos siglos siguientes, la celebración se extendió por toda Europa. Roma, siempre tan conservadora en cuestión de liturgia, tardó en admitir la nueva fiesta. Por fin, en 1334, el papa Juan XXII la introdujo como fiesta de la Iglesia universal.
El domingo de la Santísima Trinidad es de institución relativamente tardía, pero fue precedido por siglos de devoción al misterio que celebra. Tal devoción arranca del mismo Nuevo Testamento; pero lo que le dio especial impulso fue la lucha de la Iglesia contra las herejías de los siglos IV y V. El arrianismo negaba la divinidad de Cristo. En 325, el concilio de Nicea afirmó que Cristo es coeterno y consustancial con el Padre, y así condenó el arrianismo. Esto fue reafirmado en el concilio de Constantinopla, en 381, que declaró además que el Espíritu Santo es distinto del Padre y del Hijo, pero consustancial, igual y coeterno con ellos.

domingo, 20 de mayo de 2018

Comentario a las lecturas del Domingo de Pentecostes. 20 de mayo 2018.

Llamados a la intimidad con el Señor.: Comentario a las lecturas del Domingo de Pentecost...:
La fiesta de Pentecostés es una manifestación del misterio de la Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Hoy celebramos a JC resucitado, haciendo memoria "de la pasión salvadora" de Jesús, y de su "admirable resurrección y ascensión al cielo", como se dice en la Plegaria eucarística. Y esto lo podemos hacer por obra del Espíritu Santo, que es el Espíritu del Padre y del Hijo. Desde la tarde de la Resurrección a la mañana de Pentecostés, el efecto de la
resurrección de Jesús es permanente: dar, comunicar su Espíritu.
Por eso podemos decir que siempre es Pascua de Resurrección y siempre es Pentecostés. Con el "don" del Espíritu de Jesucristo resucitado podemos decir que Dios es definitivamente el "Emmanuel", el Dios-con-nosotros. Y donde está el Espíritu, está también el Padre y el Hijo.
"Estaban los discípulos en casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos". Es una descripción muy clara de una comunidad que no ha experimentado el Espíritu de Jesucristo resucitado.